Al igual que otras terapias complementarias, la Gemoterapia es una terapia vibracional o energética, que apoya su principio de sanación en la activación de la propia energía mineral del cuerpo, a partir de la vibración de los cristales. ¿Cómo funciona la Gemoterapia? Los cristales son seres vivos que nacen de la tierra, es decir nacen del Reino Mineral que es el primer reino que surge como manifestación física en el momento de la creación. Luego del Reino Mineral surgieron el vegetal, el animal y el humano. Cada reino posterior contiene en si a los reinos anteriores, por lo tanto no es casualidad que en toda nuestra constitución física estén presentes los minerales.

 

Los llevamos en los huesos, en la sangre, en los músculos, en la piel. Cuando ponemos una piedra sobre el cuerpo su vibración entra en nuestro sistema activando en él la misma vibración energética. De esta forma nuestra energía se va ordenando y volviendo a su estado natural de perfección y equilibrio.

Cuando se ubican cristales sobre el eje central de chacras nuestra energía se equilibra, entramos en un estado de coherencia y obtenemos un estado de conciencia expandida. En ese estado, podemos dialogar con nuestro Ser Superior y conocer las causas que detonaron una enfermedad, un problema o una situación particular, para así sanar desde la raíz, corrigiendo patrones emocionales, mentales e incluso espirituales.

¿Qué enfermedades pueden ser tratadas a partir de la Gemoterapia?

Todas, puesto todas las enfermedades sin excepción alguna son una expresión de un desequilibrio en nuestro estado de coherencia y un deseo reprimido de cambio por parte de nuestra Esencia Divina. En este sentido, como la gemoterapia activa la propia energía mineral del cuerpo, no presenta contraindicación alguna y es un excelente complemento para cualquier tratamiento tradicional alópata u otro tipo de terapias complementarias.

¿Es la Gemoterapia recomendable para cualquier tipo de persona?

Si, en la medida en que la persona esté dispuesta a hacerse cargo de su proceso de sanación, comprenda que ella generó la enfermedad para darse cuenta que algo andaba mal y sobretodo que esté dispuesta a efectuar los cambios necesarios que logró percibir en el estado de conciencia expandido.