El masaje se aplica a través de un terapeuta mediante la manipulación de los tejidos que se denominan “blandos”, piel, músculos, tejido conectivo, ampliando la función de estos, promoviendo la activación circulatoria, la relajación y el bienestar. El masaje es un arte científico, con un sistema de valoración y aplicación de maniobras como deslizamientos, fricciones, vibraciones, amasamientos, estiramientos, compresiones o movimientos articulares pasivos o activos dentro de la amplitud del movimiento fisiológico normal de las personas. Ello se consigue mediante actividades táctiles, desarrolladas con las manos, codos y antebrazos.

¿A quién se indica masaje?

  • Pacientes con dolores articulares por patologías agudas o crónicas

  • Pacientes con alteraciones de los tejidos como celulitis

  • Parálisis muscular, o cualquier alteración del aparato músculo-esquelético

  • Hemiplejias, paraplejias, etc.

  • Como estimulador motor directo Calambres, parestesias, etc.

  • Desordenes del sistema nervioso

  • Con fines netamente placenteros

Beneficios del masaje

  • Ayuda a relajar

  • Ayuda al sistema linfático a eliminar toxinas

  • Mejora la circulación sanguínea

  • Calma dolores musculares

  • Ayuda a estabilizar el sistema glandular, lo que estabiliza las hormonas

  • Ayuda a aliviar la presión de la espalda, cuello y articulaciones causada por mala postura o debilidad muscular

  • Ayuda a dormir mejor

Masaje destinado a aliviar dolores producidos por lesiones óseas, musculares u otras que dificultan la movilidad. Utiliza pomadas balsámicas antiinflamatorias y antiálgicas, además de aceites con extractos de hierbas medicinales.