Beneficios de los masajes con piedras calientes para su Salud: Este masaje es una bueno para calmar el estrés, la hiperactividad del sistema nervioso, dando una pausa, permitiendo el reencuentro con el cuerpo y los sentidos. "El calor de las piedras permite trabajar a nivel más interno, permitiendo la reconciliación con el cuerpo y los sentidos. Las piedras por otro lado facilitan la conexión con la tierra y el enraizamiento o sea el presente" Piedras calientes y frías, se alternan para masajear el cuerpo: las calientes relajan la musculatura y las frías tonifican el organismo. Existe una para cada zona del cuerpo. No hacen daño, permitiendo a quien se somete al tratamiento experimentar una profunda sensación de relax, compartiendo con el Reiki el empleo de los chakras como cauce para restablecer el equilibrio energético.

Está indicado para personas con estrés mental y físico, ansiedad, insomnio y para los problemas de la espalda, dolores musculares, mala circulación, artritis, que combaten el dolor, relajan y ayudan a recuperar el sueño, además de revitalizar, etc. Debido a la propia naturaleza del tratamiento, los resultados se perciben de forma notable a partir de la primera sesión.

 

 

Se combina la técnica del masaje tradicional con las manos y la colocación de piedras calientes para dilatar los vasos sanguíneos y linfáticos y estimular la circulación, así como frías para conseguir la relajación. Durante una sesión, el terapeuta coloca piedras sobre los puntos energéticos del organismo de la paciente: a lo largo de la columna vertebral, el abdomen, la frente, las manos y los dedos de los pies, sin olvidar una piedra pequeña sobre el tercer ojo, situado en el centro de la frente. Luego aplica un aceite esencial y masajea.