Reiki es vibración, Reiki es Luz, Reiki es Energía Universal. "Reiki Ho" es un método en el que utilizamos Reiki. Convirtiéndote en un canal puro de la vibración de Reiki, usa Reiki para sanar mente y cuerpo y para elevar tu espiritualidad. Reiki te guiará a ser el que realmente eres. Reiki es la energía de la más alta dimensión Reiki ho es el camino para utilizar la energía universal.

La principal motivación de Mikao Usui al crear el sistema Reiki, fue la de dejar un camino hacia el desarrollo espiritual, hacia el estado de Satori. La búsqueda de un estado de calma y armonía perfecta, pase lo que pase a nuestro alrededor.

Este también es el principal objetivo de nivel 1. En el primer nivel aprenderá a ser un canal perfecto y puro de Reiki. Tendrá la posibilidad de mejorar su condición de canal, a través de la práctica de técnicas de respiración, meditación, visualización, autopurificación y potenciación.

También recibe las técnicas de sanación creadas por Usui Sensei y que van mucho más allá de la simple imposición de manos. Estas son aplicables en autotratamiento y en aplicaciones a los demás, para lograr el equilibrio a nivel físico, mental, emocional y espiritual.

SENSEI HIROSHI DOI EL SATORI En el año 1922, un practicante del budismo, Sensei Mikao Usui, alcanza la iluminación o estado de Satori luego de 21 días de meditación y ayuno en Monte Kurama, Japón. Sensei Usui es recordado en el mundo por haber sido el creador del sistema Reiki.

¿Qué significa alcanzar el estado de Satori?

Evidentemente que solamente cuando estemos allí podremos realizar una definición completa y veraz del mismo. De todas formas, entiendo que alcanzarlo también es un proceso y en su desarrollo podemos vislumbrar sensaciones y experiencias que nos ayuden a entenderlo. Podemos apreciar al estado de iluminación como el despertar espiritual, como un despertar de nuestra conciencia. Y esto no sucede de un día para el otro. ¿Cuántas cosas comprendes hoy que ayer no entendías? ¿Cómo enfrentarías hoy situaciones en las que fuiste superado/a en el pasado?

No debemos tener al satori como un objetivo inalcanzable o como un logro sobrenatural. Eso nos alejará aún más. Es nuestro estado natural. Partimos de Dios inmersos en ese estado y nunca lo perdimos. Simplemente hemos apartado nuestra atención de él. El secreto está en prestar atención a las sensaciones que nos producen aquellas cosas que nos elevan. Puede ser una música bella, escuchar la risa de los niños, expresarle los mejores sentimientos a nuestro ser amado, meditar, rezar. Tener presente esta sensación todo el tiempo que sea posible y traerla nuevamente cuando el desequilibrio o la apatía nos tomen. No existen misterios imposibles de alcanzar ni iniciaciones secretas que nos lleven al despertar. Puede ser tan simple como darnos cuenta de quiénes somos en realidad. Símbolos de Reiki

Esta realidad es muy importante, ya que en muchos seminarios de Reiki se enseña, como único tema de segundo nivel, el uso de los símbolos. Esta enseñanza, si bien es importante, es solamente parte de las técnicas que los instructores imparten en el segundo nivel en Japón, transmitiendo una serie de herramientas de sanación, meditación y purificación que no habían llegado a occidente. Estos símbolos no son creados por Usui Sensei, sino que son especialmente elegidos por sus propiedades y él los incorpora al sistema Reiki. Es más, solamente dos de ellos tienen origen japonés, uno es de origen celta y otro es un símbolo sánscrito, lo que habla de la universalidad del sistema Reiki. En Reiki los símbolos son representados de dos maneras: su forma (trazado) y su kotodama (vibración sonora). Sus formas resuenan con la frecuencia de la más alta dimensión, y la propia vibración que emanan las formas. Su Kotodama (nombre) resuena con la frecuencia más alta del Universo, y la vibración propia que emanan los sonidos. En Reiki tradicional japonés son cuatro los símbolos utilizados. La gran cantidad de símbolos que hoy día se atribuyen a Reiki, son simplemente creaciones occidentales y nada tienen que ver con el sistema Reiki.